El ISO es una medida de la sensibilidad de la imagen del sensor a la luz en una cámara. Cuanto mayor es el ISO, mayor es la sensibilidad de la imagen del sensor a la luz y menor cantidad de luz es necesaria para obtener una exposición adecuada. Sin embargo, cuanto mayor es el ISO, mayor es el ruido o la granulación en la imagen.

El ISO se utiliza para controlar la exposición en condiciones de poca luz. Por ejemplo, si estás tomando una foto en un lugar con poca luz, puedes aumentar el ISO para permitir que la cámara capture más luz y obtenga una exposición adecuada. Sin embargo, si aumentas demasiado el ISO, la imagen puede volverse granulosa o borrosa debido al ruido. Por lo tanto, es importante encontrar un equilibrio entre la sensibilidad del ISO y la calidad de la imagen.